Beneficios y propiedades de la fresa para la salud

La fresa es una fruta muy conocida y consumida entre las personas. Sin embargo, muy pocos conocen sus sorprendentes beneficios y propiedades medicinales. No solo sus frutos son beneficiosos, también sus hojas. Puedes usarla como mascarilla, tomarla como jugo, hacer mermelada o incluso infusión con las hojas.

Conoce las maneras de preparar esta planta, los cuidados que debes tener y cómo consumirla en el siguiente artículo.



fresa

Descripción

Su nombre científico es Fragaria Vesca L., pero es más conocida como “fresa” o “frutilla”, dependiendo de algunas regiones. Se cultiva en continentes como América, Asia y Europa. Tiene un agradable sabor y fuerte aroma. Además, es rica en vitaminas y minerales, por ello su gran acogida e importancia en todo el mundo.

La planta de la fresa es estacionaria, produce brotes nuevos cada año, ya que es termo y fotoperiódica. Se caracteriza por estar presente en zonas húmedas y de poca luz. La “fruta” de la fresa, es tan sólo producto del engrosamiento del receptáculo floral, y dentro de este, hay semillas pequeñas llamadas aquenios, que son el verdadero fruto de la planta. Es por ello que se le conoce como “falso fruto”.

Historia

La fresa se introdujo en Europa por los colonos de Virginia que llegaron desde los Estados Unidos en el siglo XIX. Sin embargo, en esta parte del mundo ya había un tipo de fresa silvestre prehistórica que no se empezó a cultivar sino hasta XIV. Con la llegada de la fresa de Virginia, y otras variedades americanas, se comenzaron a cultivar y mezclar tipos, hasta obtener las diversas variedades que se encuentran hoy.

Origen

Los cítricos prevalecen principalmente en el sudeste asiático hace más de 20 millones de años. Fueron los árabes los que transportaban productos, como el limón, la sidra y el naranjo amargo, desde Asia, hasta partes como Europa y África del Norte. Sin embargo, ellos solo los utilizaban como decoración en sus jardines, ya que tiene un fuerte y agradable aroma.

Estos productos cítricos fueron penetrando Europa alrededor del año 1200. Sin embargo, no fue hasta que Cristóbal Colón llegó a América transportando consigo estas semillas, que estos cítricos lograron desarrollarse más en esta parte del planeta

Nombre científico

Su nombre científico es Fragaria Vesca L., F. Viridis o F. Moschata. El género fue descrito por Carlos Linneo en “Species Plantarum”. La palabra fresa proviene del francés “fraie” o “fraire”. Fragaria, proviene del latín “Fraga”, que a la vez deriva de “Fragum”, que significa “fragante”. La fresa es una planta herbácea, y pertenece a la familia de las rosáceas.

Nombres comunes

La Fragaria Vesca tiene una gran cantidad de nombres “vulgares” o comunes. Estos varían dependiendo de la zona o región en la que nos encontremos. A continuación algunos de los más resaltantes y curiosos: frutilla, fresón, madroncillo, mayuetas, metra, magoria, morodo, morterol, amorillón, morote, muduxer, marrubi, arraga, llahuen, entre otros más. Sin lugar a duda, la fresa ha llegado a muchísimos lugares en el mundo (por no decir a casi todos), y cada uno, de acuerdo a su tipo, especie y demás valores, le otorga un nombre.

Propiedades de la fresa

Del total de la fresa, casi el 90% es agua. Además, no tiene muchas calorías, así como también sodio ni grasas; por ello, las fresas son casi indispensables en las dietas para adelgazar o de gente que le gusta y se dedica al deporte.

La fresa es astringente, debido a su alto contenido de taninos. Eso quiere decir que posee propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias y ayuda hasta a frenar hemorragias de piel. Es habitual, en la medicina tradicional occidental, que se utilicen fresas para tratar enfermedades en la piel, tales como úlceras o acné.

Asimismo, la fresa actúa como un gran desinflamante natural, ya que cuenta con hasta 30 componentes antiinflamatorios. Entre ellos, el ácido salicílico y clorogénico, omega 9 y el magnesio, los cuales ayudan a desinflamar desde una simple ojera, hasta las inflamaciones de intestino y por artritis. La gran cantidad de vitamina C (incluso más que las naranjas), bioflavonoides y antocianinas, convierte a la Fragaria Vesca en un potente antioxidante.

La fresa también tiene una variedad de minerales (en distintos porcentajes) como: aluminio (110 ug.), calcio (21,47 mg.), zinc (0,22 mg.), cloro (9,40 mg), flúor (16 ug.), fósforo (26 mg.), hierro (0,46 mg.), yodo (270 mg.), magnesio (13,31 mg.), níquel (5,10 ug), potasio (161 mg.) y sodio (140 mg.), entre otros.

Beneficios de la fresa

Protege el corazón

La fresa, por sus componentes y activos ya mencionados, nos brinda una serie de beneficios para nuestra salud. Algunos estudios han arrojado que una ración extra de fresas en nuestra dieta, pueden reducir hasta en un 40% las posibilidades de sufrir ataques cardiacos, debido a su capacidad de limpiar la sangre y regenerar el corazón.

Cuida la piel

Además, por estos últimos beneficios, también es capaz de limpiar la piel de imperfecciones y previene la aparición de manchas, arrugas, estrías y acné, entre otros. También se tiene que tomar en cuenta esta fruta si se sufre de cabello y uñas débiles, ya que brinda una protección externa que refuerza la estructura de los mismos y hasta previene la aparición de canas en el caso del cabello.

Controla síntomas de menopausia

Las fresas también incentivan la producción de estrógenos, por lo que se recomienda que la consuman mujeres con síntomas de la menopausia. Por otro lado, por la presencia de antocianinas y ácidos anticancerígenos, se cree que también es uno de los alimentos preventivos más importantes del cáncer, principalmente del cáncer de mama.

Es diurética

Por su alto contenido de agua (casi el 90%), la fresa también tiene propiedades diuréticas, por los que ayuda a combatir enfermedades como el reumatismo, la artritis, la gota y la hipertensión. El ácido cafeico, presente en la fresa, actúa como un diurético natural que ayuda a expulsar el agua de nuestras articulaciones, lo que calma el dolor e inflamaciones.

Mejora la digestión

Asimismo, las hojas de las fresas ayudan también a mejorar la digestión y brinda un especial equilibrio de los ácidos mejorando la actividad gastrointestinal. Está comprobado que ayudan a aliviar el malestar estomacal y la diarrea. También, su gran cantidad de ácido ascórbico, lecitina y pectina, ayudan a disminuir el colesterol en la sangre.

Es laxante

La fresa, por su estructura y consistencia, es de fácil digestión y tiene un efecto laxante en el ser humano. A raíz de su elevado contenido de vitamina C,

Preparación

Al contrario de todo lo que se cree, no solo el “fruto” de la fresa ayuda y es beneficiosa para nuestra salud. Partes de la planta como la raíz y las hojas, pueden aportar a nuestra dieta importantísimos nutrientes. Un grupo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad de Oporto, así como también científicos del Instituto Politécnico de Braganca, concluyeron en una investigación que las raíces, tallos y hojas de las fresas, son también una fuente alta en nutrientes, ya que son ricas en vitamina B, E, C y demás componentes. Una vez dicho esto, también es necesario hacer hincapié en que existe un universo de diversas formas en la que se puede utilizar la fresa.

Un té de hojas de fresa sirve para combatir la indigestión. Para ello, solo se necesita una cucharada de hojas de fresa bien lavadas y una taza de agua hirviendo. Se agregan las hojas a la taza y se deja reposar por 5 minutos como mínimo.

Si necesitas aplacar tus dolores menstruales, a esta misma infusión de hojas de fresa, le puedes agregar una parte igual de infusión de manzanilla caliente, para poder aplacar ese dolor femenino.
Asimismo, también para ayudar con la amigdalitis se puede utilizar esta misma infusión, solo hay que dejar enfriar y hacer gárgaras con ella tres veces al día.

Por último, pero no menos importante, si quieres algo que te ayude con el cansancio excesivo, en una olla con 1 litro de agua hirviendo, agrega 20gr. de hojas de fresa secas, 5gr. de hojas de salvia y 5gr. de melisa. Dejar hervir y luego reposar antes de beber.

Jugo

El jugo de fresa se puede tomar como remedio para ayudar con el reumatismo. Para ello se seleccionan dos puñados de fresas bien lavadas en una licuadora, se le agrega agua hervida o leche (dependiendo del gusto) y se licúa por hasta 5 minutos. Si quieres combatir el reumatismo se debe tomar este remedio todos los días en las mañanas.

Por otro lado, para desintoxicar el organismo, se debe de colocar, bien lavadas, unas fresas aún con sus hojas y una remolacha (o beterraga) en una licuadora. Agregar agua y licuar Tomar solo en ayunas durante una semana.

Crema

Para aplacar las quemaduras por el sol, se puede crear una crema que ayudará a desinflamar y eliminar las manchas de quemadura. Para ello, se debe de aplastar las fresas en un recipiente (como si fuésemos a hacer puré) y agregar y mezclar con suero de leche. Esta crema ayudará con las quemaduras, desinflamará y evitará que queden marcas en la piel.

Por otro lado, si lo que buscas es una crema humectante para tu piel seca, aplasta las fresas en un recipiente, aplica lo obtenido directamente en tu piel, deja actuar por unos minutos y luego enjuágate. Se recomienda aplicar hasta dos veces por semana.

Y si quieres reafirmar la piel, aplasta unas cuantas fresas en un recipiente, luego agregas dos cucharadas de miel, una de aceite de oliva y mezcla todo. Se debe de aplicar en la zona a tratar durante 30 minutos y luego enjuagar. Repetir el tratamiento cada dos días.

Pasta dental

La fresa también te puede ayudar a eliminar las manchas en los dientes. Solo necesitas aplastar unas cuentas fresas en un recipiente hasta obtener una pasta (si gustas agrega unas gotas de agua para dar consistencia) y aplicar directamente en la zona a tratar.

Para hacer una fórmula para blanquear los dientes a base de fresa, se debe de aplastar unas fresas y agregar a esta pasta media cucharadita de bicarbonato de sodio. Agregar a esta mezcla un poco de crema dental y combinar. Colocar en los dientes y dejar actuar por cinco minutos. Repetir tratamiento una vez cada 15 días.

Postres

Si quieres hacer un delicioso postre, toma nota. Se debe de aplastar una taza de fresas frescas en un recipiente hasta obtener una pasta. Remojar gelatina sin sabor con jugo de limón, luego de unos minutos hacer baño de María a la mezcla hasta que se derrita. Luego calentar la pasta de fresas y agregar, mientras se mueve, la mezcla de gelatina. Batir clara de huevo y agregar azúcar. Juntar todo, dejar refrigerando una hora y luego servir.

Frappé de fresa. Licuar dos tazas de fresas con una cucharada de jugo de limón y un poco de azúcar. Agregar cubos de hielo y seguir licuando hasta lograr consistencia.

Mascarillas y exfoliantes

La fresa también es posible usar como mascarillas o exfoliantes, que te ayudarán a eliminar las células y pieles muertas del cuerpo, brindándote una suavidad y buen color a la piel. Para realizar una receta conocida para exfoliar los labios, se debe colocar la fresa en un recipiente y aplastarla, luego agregar miel de pocos hasta conseguir una pasta consistente. Aplicar el exfoliante durante no más de 10 minutos y luego enjuagar.

Para hacer una mascarilla, aplasta las fresas en un recipiente y agrega jugo de limón. Forma una pasta y luego agrega poco a poco yogurt natural y miel. Listo, extiende con masajes circulares la mascarilla por tu cara. Deja actuar por 15 minutos y luego enjuaga la mascarilla con agua tibia.

Precauciones

Se podría presentar una reacción alérgica grave a las hojas de fresa, debido a los taninos u otros compuestos ya mencionados. Si las personas ya han generado y dado muestras de una reacción alérgica, estar al tanto de cápsulas o extractos que estén hechos a base de hojas de fresa.

La reacción alérgica puede producir hinchazón en cara y cuello, así como otras partes del cuerpo. Dificultad para respirar y erupciones en piel o urticaria. De presentar estos síntomas es necesario la visita a un médico o cualquier centro de salud más cercano.

Por último, otro de los riesgos a parte de presentar alergias a sus componentes, es infectarse con plaguicidas. De acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos y la Administración de Alimentos y Drogas, las fresas ocupan el puesto número dos en las más contaminadas con plaguicidas. Estos podrían ser perjudiciales para nuestra salud, principalmente los más vulnerables como niños y ancianos. Por ello, es importante saber dónde compramos las fresas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Beneficios y propiedades de la fresa para la salud, te recomendamos que visites nuestra categoría de Alimentación Saludable.



¿El artículo te ha sido de ayuda?

Beneficios y propiedades de la fresa para la salud
4.5 (90%) 2 votos

Déjanos un comentario