Propiedades y beneficios medicinales de la Alfalfa

Es verdad que la alfalfa se cultiva principalmente como forraje para la mayoría de rumiantes y herbívoros, sin embargo los altos índices de micro y macro minerales, vitaminas y fibra efectiva que esta planta herbácea contiene la convierten también en un abanico de beneficios para el organismo humano.

A tal medida que carga con el rótulo de “Padre de todos los alimentos” sobre las espaldas.  Y es tan antigua como la medicina tradicional china, en cuyo contexto hacían empleo de su hierba y hojas en el tratamiento de los riñones y afecciones causadas por una amplia gama de trastornos digestivos.



Y eso no es todo, esta planta de origen persa conviene alternativas para los efectos colaterales de la menopausia, reduce en gran medida el colesterol, ayuda en el tratamiento del cáncer y es un grandioso previsor de enfermedades respiratorias, el asma entre ellas.

Impresionante. ¿Verdad?, no obstante antes de acudir a cualquier centro naturista o supermercado (depende del país),  debes tomar en cuenta que lo anterior no quiere decir que podamos ingerir la alfalfa directamente, como forraje. Existe una sustancial diferencia entre esta y la planta de la que estamos hablando. Si lo que queremos es obtener todos sus beneficios a través de consumo directo, hemos de consumir a los brotes de alfalfa que provienen de una semilla de alfalfa germinada a través de la adición de esta a nuestras comidas.

alfalfa

Descripción

La planta de alfalfa se relaciona con la familia de los guisantes. Completamente crecido, se puede subir hasta 80 cm, que florece con flores de color violeta en verano.

Pertenece a las hierbas perennifolias, cuando erectas puede alcanzan un tamaño hasta 60 cm de altura. Es del tipo perenne y vive entre 3 y 12 años, sus tallos erectos, están cubiertos de una vellosidad blanquecina y de estos des desprenden hojas compuestas, trifoliadas con foliolos obovados, dentados en el ápice. Sus flores de color azul o púrpura con pétalos de hasta 1 cm se encuentran agrupadas en racimos de unos 4cm de longitud sobre los peciolos de inferior longitud al tubo del cáliz.

El fruto es una legumbre de entre 4 a 7 mm de diámetro, no cuenta con espinas y se encuentra en forma espiralada con una vuelta y media hasta tres vueltas y media.

Nombres comunes de la alfalfa

La alfalfa tiene algunos nombres “vulgares” con los cuales podrás identificarla en muchos lugares de habla hispana: Alfalfa, mielga, alfaz, mielcas, alfalce, alfal.

En inglés se la reconoce bajo los nombres de Lucerne, Alfalfa o purple medik. En catalán: userda, alfals, méliga. En portugués:, luzerna trebo caracol o alforfa, mientras que en italiano se la denomina erba médica.

Nombre científico

El nombre científico de la alfalfa es Medicago sativa L y se lo dio Carlos Linneo en Species Plantarum. Medicago es un nombre genérico que deriva del término latino “medica”, a su vez del griego “medes” que se traduce a “hierba”. Por otra parte “Sativa” es un epíteto latino que significa “cultivada”.

Historia

La alfalfa es un nombre que todo el mundo ha oído hablar, pero pocos saben mucho más de ella que el simple hecho de que se trata de una planta cultivada para la ganadería.

La Medicago sativa es principalmente originaria de Asia, y se considera que es una de las primeras hierbas  conocidas por la humanidad. Es un miembro de la familia Fabaceae guisante y a menudo se utiliza para la alimentación de los animales, ya que tiene el valor nutricional más alto de todos los cultivos de heno.

La palabra de alfalfa se deriva del árabe, específicamente de la frase “al-fac-facah “que literalmente significa “padre de todos los alimentos”, por sus elevados índices de minerales esenciales.

Es tan antiguo como la medicina tradicional china en la que hasta hoy utilizan sus hojas para el tratamiento de afecciones digestivas. En la india antigua, los médicos de Ayurveda la utilizaban a menudo como alternativa para los problemas renales. También utilizaban las semillas de la planta de alfalfa como tópico y como un cataplasma para los forúnculos y heridas. En adición, era también utilizado para el tratamiento de la artritis y edemas.

A pesar de que esta hierba se originó en Asia, ahora es muy común en los EE.UU., Europa, Canadá y América Latina.

Origen

La alfalfa procede de Persia, donde probablemente fue adoptada para el uso por parte del humano durante la Edad de Bronce para alimentar a los caballos procedentes de Asia Central.

Según Plinio El Viejo, esta planta medicinal se introdujo en Grecia alrededor del 490 a. C., durante la Primera Guerra Médica, posiblemente en forma de semillas llegadas con  la caballería persa. Posteriormente pasó a ser un cultivo habitual destinado a la alimentación de los caballos, el  hombre empezó a ingerirla como brotes  en ensaladas y emparedados.

Como muchas de las leguminosas, sus raíces poseen nódulos que contienen las bacterias Sinorhizobium meliloti, con habilidad de fijar nitrógeno,  lo que produce alimento hiperproteico, sin importar el nitrógeno disponible en el suelo. Años después en Europa percataron su habilidad fijadora de nitrógeno, esta aumenta los valores de nitrógeno en la tierra fértil y su uso mejora la eficiencia de la agricultura.

Propiedades de la alfalfa

propiedades de la alfalfa

Es un multivitamínico

Entonces,¿Qué hace de esta planta tan poderosa y beneficiosa para todo ser vivo en general? Pues ninguna planta llega tan profundo en el suelo como la alfalfa y por ello es capaz de absorber una gigantesca cantidad de nutrientes que a su vez se traducen abundantes beneficios. La planta de alfalfa es naturalmente alta en vitaminas esenciales, incluyendo A, D, E, K, e incluso la familia completa de vitaminas del complejo B.

Cada vitamina representa una gran cantidad de beneficios para la salud por si misma y su consumo es crucial para la salud humana. Solo para mencionar algunos de sus aportes a la salud: La vitamina A interviene en al formación de la células epiteliales, en el crecimiento ósea, y la protección de la piel, la vitamina D regula el paso del calcio a los huesos y su consumo previene el raquitismo y la vitamina E es un poderoso antioxidante y es un componente esencial de la hemoglobina.

Minerales a por montones

La planta de alfalfa no solo contiene un espectro completo de vitaminas importantes, también está cargado con minerales extremadamente importantes, tales como la biotina, calcio, ácido fólico, hierro, magnesio, potasio, y muchos otros.

Como si le faltaran cualidades, la planta de alfalfa es también extremadamente rica en proteínas, especialmente cuando se seca. A causa de que la raíz puede alcanzar los  60 pies de profundidad, la planta absorbe más vitaminas y minerales que las plantas promedio, aumentando valoración  a los credenciales de su título: “El rey de todos los alimentos.”

Amplios valores diuréticos

Además, esta herbácea se ha utilizado ampliamente para propósitos diuréticos. Esto es especialmente común entre las personas que habían estado experimentando problemas como la retención de agua pesada o infecciones al tracto urinario. El uso de esta hierba natural como un laxante o diurético es mucho más beneficioso que las capsulas de cualquier centro médico, que en muchos casos podrían irritar aún más nuestro sistema digestivo.

Beneficios de la alfalfa

La alfalfa reduce el colesterol

Se cree que la hierba de alfalfa  tiene una conexión directa a la reducción del colesterol, debido a su alta concentración de vitaminas y minerales. La Medicago Sativa es un milagroso desintoxicador y mejor purificador de la sangre. Como resultado, el consumo regular de esta planta puede reducir la presión arterial y brindan un delicioso balance hormonal.

La alfalfa es un milagroso regulador del azúcar en la sangre y la diabetes

Otro de los beneficios para la salud de la alfalfa es su efecto sobre los niveles de azúcar en la sangre. Debido al elevado contenido de manganeso en la alfalfa, se cree que esta podría reducir los niveles de azúcar en la sangre, y por lo tanto se recomienda su consumo para los diabéticos.

Los diabéticos que han tenido problemas para responder a la insulina han notado mejores resultados al tomar la alfalfa y el manganeso que contiene.

La alfalfa ayuda en el tratamiento del cáncer

Según diversos estudios, los beneficios para la salud de la alfalfa alcanzan al cáncer también. En dicho estudios han observado una correlación entre el consumo de alfalfa y la incidencia del cáncer. Se ha informado de que la alfalfa ayuda a detectar los agentes cancerosos en el colon, y eficazmente ayudan en su pronta eliminación de forma natural.

Además, durante el tratamiento del cáncer después de la quimioterapia con fármacos como el Cytoxan y Neosar, se ha reportado que la alfalfa puede reducir y, a veces  revertir por completo el bajón del sistema inmune que es causada por estas drogas contra el cáncer.

La alfalfa protege al organismo de los perjuicios del consumo excesivo de medicamentos

Además de lo anterior, si estas bajo un régimen de antibióticos como la amoxicilina, gentamicina, estreptomicina y la tetraciclina podrías beneficiarte en gran medida por el consumo de alfalfa, ya que esta restaura los niveles de vitamina K en el cuerpo reducidos a causa de estos antibióticos.

También se sabe benefactor para aquellos que están tomando medicamentos anti-colesterol, medicamentos anticonvulsivos y esteroides. Todos estos también reducen el nivel de vitamina K en el cuerpo, y la alfalfa ayuda a recuperarlo  e incrementar las reservas.

La alfalfa precave el asma y afecciones respiratorias

Los remedios caseros generalmente tienen un sustento empírico comprobado por generaciones y generaciones. Por tanto es importante indicar que las semillas de alfalfa se han utilizado para combatir el asma y otras afecciones respiratorias.

La alfalfa reduce los males relacionados a la menopausia

La alfalfa también tiene componentes que imitan los efectos de la hormona femenina estrógeno, y por lo tanto se cree que es potencialmente útil para tratar la menopausia.

Investigaciones científicas

Un estudio de 2008 publicado en el Pakistán Journal of Pharmaceutical Sciences probó los efectos de la alfalfa en los trastornos cardiovasculares. El estudio, que fue realizado en animales, se encontró la alfalfa en la dieta aumenta los niveles de lipoproteína de alta densidad (colesterol “bueno”); También se observó una reducción en la acumulación de grasa en las arterias.

Un ensayo clínico en Budapest probó el efecto del extracto de hoja de alfalfa en 20 pacientes diabéticos. La alfalfa se dosificó a 1 gr dos veces al día, durante 16 semanas, con pacientes con una disminución de 24 por ciento en los niveles de colesterol en la sangre después de ocho semanas, que se estabilizó en los siguientes meses. Es un área que requiere más estudio, sin embargo.

Preparación de la Alfalfa

La suma de la alfalfa a nuestra dieta no es para nada complicada. Se puede tomar en muchas formas diferentes.

Una manera popular de obtener los beneficios de esta hierba al sistema sería mediante infusiones. Para beneficios adicionales y un mejor sabor, una sugerencia útil sería la de preparar el té de alfalfa con otro té con sabor, ya que mientras los beneficios para la salud de esta hierba son muy evidentes, el sabor puede ser un poco soso.

Esta hierba también puede tomarse en forma de cápsula, de la misma manera que una persona puede consumir suplementos cotidianamente. Esta es una gran manera de obtener todos los beneficios para la salud todos los días.

El secado de alfalfa es otra buena alternativa, si no la mejor,  puesto que la alfalfa fresca así que las cápsulas son una gran manera de tomarlo. La alfalfa también puede ser mezclada con diferentes platos gastronómicos.  Se puede añadir a ensaladas, sopas, guisos, o lo que sea.  Mientras no nos excedamos en las cantidades podremos hacer astronómicamente más saludable cualquier comida sin ejercer ningún cambio en el sabor.

Precauciones

La alfalfa es generalmente segura cuando es consumida por personas sanas, pero hay situaciones en que la precaución es apropiada. Algunas personas han experimentado un ligero dolor de estómago o lupus como efectos.

Debido a esto, las personas con enfermedad autoinmune o cáncer hormonal deben evitar el consumo de alfalfa Las mujeres embarazadas y las personas con gota también deben evitar la alfalfa a falta de investigaciones verificadas y aceptadas con unanimidad.

Si deseas leer más artículos parecidos a Propiedades y beneficios medicinales de la Alfalfa, te recomendamos que visites nuestra categoría de Plantas Medicinales.



Fuentes:
  • http://www.livestrong.com/article/255981-what-are-the-benefits-of-alfalfa-tea/
  • https://draxe.com/alfalfa-sprouts/
  • http://www.besthealthmag.ca/best-eats/nutrition/the-benefits-of-alfalfa/
  • http://wellnessmama.com/188/alfalfa-herb-profile/
  • http://www.herbwisdom.com/herb-alfalfa.html

¿El artículo te ha sido de ayuda?

Propiedades y beneficios medicinales de la Alfalfa
4.5 (90%) 24 votos

Déjanos un comentario